Yo no se vosotras pero yo nunca tengo suficientes cajitas en casa para guardar todas esas cositas pequeñas que me encanta tener. Que si clips, gomitas de colores, pasadores de mi hija, canicas, caramelos,...Nunca son suficientes.
Por eso, desde que aprendí a hacer estas cajitas de origami tan monas y tan prácticas en un momento y con una sola hoja de papel mi casa parece un lugar mucho más ordenado.
No os pongo explicaciones de como se hace porque creo que las fotos son lo suficientemente claras (si no es así hacédmelo saber, porfi).
Solo debéis seguir los pasos de las fotos y ya veréis como en un momentito tenéis vuestras cajitas listas para lucir.


































¿Qué os ha parecido? Fácil, eh?. 
Si quisierais hacerle una tapa a la cajita solo tendríais que hacer lo mismo un mar de milímetros más grande para que encaje bien.
Una caja con tapa os abre un mundo nuevo de posibilidades, verdad?.

Espero que os haya gustado.
Yo os espero el viernes con una nueva versión del minicurso de flores de tela. No os lo perdáis. 



Con la llegada del buen tiempo y del solecito ya tenemos la mirada puesta en el veranito y en las vacaciones. 
Por eso he pensado que durante las próximas semanas os propondré en la sección semanal de "manualidades con niños" juegos y manualidades para hacer con los niños durante las vacaciones que ya quedan cerca. 

Y como me da mucha pena que algunas de las manualidades que ya hemos visto durante la historia de Elenarte se pierdan en el olvido, algunas, las más vistas y las que más han gustado las rescataré para que las tengáis presente y podáis ponerla en práctica sino lo hicisteis en su momento. 

Como esta de la botella espía.


¡Quién me hubiera dicho que se iban a entretener todos tanto (pero tanto) tiempo. Jugaron todos, desde el peque, peque ( dos años y medio) hasta el mayor (14 añazos). 
Y lo mejor es que lo puedes hacer en cualquier momento con materiales que seguro que tienes en casa. ¿Alguién da más?



Solo necesitas una botella transparente (si van a jugar los niños mejor que sea de plástico). Y cositas para meterle dentro como canicas, cuentas, monedas,...lo que pilles. 
Aseguraté de que las piezas pasan por el cuello de la botella y ten en cuenta que si la botella tiene el cuello ancho será más fácil encontrar las cosas para meter. 
También necesitaremos un paquete de kilo de arroz, lentejitas, sémola, arena...algo en grano, yo empleé cuscús. 


El segundo paso es hacerle una foto a todas las piezas, tal y cómo se muestra en la foto.  
 

Con la ayuda de un embudo iremos metiendo el cuscús en la botella haciendo paradas para introducir las piezas. Mejor hacerlo en varias tandas para que no queden todas juntas.



Ahora solo se trata de imprimir la foto que hemos hecho antes de las piezas y dársela al niño junto con la botella. Él debe encontrar todas las piezas e ir tachándolas a medida que las encuentra.
Para los que son más mayores bastará con una lista.


Puede jugar solo o en plan competición: A ver quién encuentra más, quien encuentra la seta más rápido,...
 

Variantes:
A medida que los niños van siendo más mayores deberemos ir aumentando el nivel de dificultad. Algunas ideas son: que busquen cosas según el color, cosas que empiecen por la letra M, todas las de una línea como si cantaran bingo, hacerlo por orden alfabético, cronometrándoles,....
Alguien me sugirió poner la foto en una funda de plástico o plastificarla directamente para poder tachar con un rotulador de pizarra blanca y poder borrarlo para volver a tachar (más o menos cómo hicimos aquí).
Conseguiremos así una plantilla reutilizable que podremos emplear un montón de veces. 


Yo todavía estoy impresionada con lo bien que se lo pasaron mis peques buscando objetos en la "Botella espía".


Os recomiendo enérgicamente que lo pongáis en práctica, pues es un juego barato, sencillo, educativo y que os garantiza unas cuantas horas de diversión.

Si estáis impacientes por descubrir otras manualidades y juegos para hacer con niños podéis pasaros por aquí donde encontraréis un índice muy completo de lo que hemos publicado hasta ahora. 
Seguro que algo os seduce y os convence. 

Mientras tanto os espero el miércoles con cosas nuevas. 


Flor de tela pompon

Un viernes más volvemos con una nueva entrega de el mini curso de flores de tela. 
Si te perdiste los post de las semanas anteriores te recuerdo que aprendimos a hacer una flor de capas y una flor fuxico
Esta vez aprenderemos a hacer una flor pompón. 
Es igual de sencilla que las anteriores y queda muy vistosa sobre cualquier prenda o colgada de tu bolso. 


Los materiales que necesitamos son:
- Tela (obviamente).
- Hilo y aguja.
- Tijeras.
- Un molde para ayudarnos a hacer círculos (yo empleé un CD).


Con nuestro CD trazamos círculos en la tela y los recortamos. El número de círculos que necesitaremos es variables según los gustos pero yo recomendaría unos 8.



Una vez tengamos nuestros círculos de tela recortados los plegaremos en cuatro y le haremos una puntada justo por el pliegue, tal y como muestra en la imagen. 



Haremos lo mismo con todos nuestros círculos uno detrás de otro quedando enhebrados en el hilo.
Para fijarlos haremos un nudo para que los círculos no se desplieguen.
Cuando tengamos el nudo hecho cortaremos las hebras y procederemos a "abrir" los círculos. Eso hará que nos quede un pompón con esta forma de ondas.



 Espero que os haya gustado la flor de tela de esta semana. Os espero el viernes que viene con otra más.
Mientras tanto que paséis un feliz fin de semana. Os veo en las redes sociales.