¿Que tal el finde? ¿Bien?. Yo ya metiendo las ultimas cosas en la maleta porque mañana partimos toda la familia para Italia!!!! Bien!!!...

Un tambor con una caja de quesitos Un tambor con una caja de quesitos

Un tambor con una caja de quesitos

Un tambor con una caja de quesitos

Un tambor con una caja de quesitos.

¿Que tal el finde? ¿Bien?. Yo ya metiendo las ultimas cosas en la maleta porque mañana partimos toda la familia para Italia!!!! Bien!!!!!. 
Pero mientras tanto os traigo una manualidad de esas que a los niños les va a encantar. Os lo digo yo!. 
Como hacer un tamborín con una caja de quesitos y sus manitas. 
Un tamborín (que no estoy segura que se llame así en todos sitios) es un instrumento para niños parecido al tambor pero con dos bolas en los extremos que golpean la caja mientras se le da vueltas al instrumento. Desconozco si es el nombre correcto o si tiene otros. Yo le llamaba así cuando era pequeña. 

Ya hicimos hace un tiempo un tambor aprovechando una lata. Me encantan estas manualidades en las que los niños participan, no solo a hacer sus propios juguetes o instrumentos, sino también a hacerlos con materiales reciclados. 


Los materiales que necesitamos son: 
- Una caja de quesitos ( o de cualquier otra cosa pero con una forma similar). 
- Un cordel.
- Unas bolas de madera (yo ya las tenía de las que me sobraron cuando hice este collar pero también se pueden usar botones grandes o lo que se os ocurra). 
- Un palo no muy grueso (yo he empleado un palillo chino). 
- Decoración: Ya puede ser pintura, pegatinas, purpurina o papel decorado. 
- Washi tape o celo. 



Empezamos por pintar nuestra caja de quesitos del color que queramos. Basta pintarla por fuera puesto que el interior no se va a ver.


Una vez seca pasamos a decorarla. Podemos dejar al niño carta blanca para que la decore como quiera. Nosotros hemos optado por pegarle papel con motivos divertidos que le queda muy bien.


Con ayuda de las tijeras o haremos un pequeño orificio lo suficientemente grande para meter el palillo chino. Debemos meterlo hasta que haga tope con el otro extremo de la caja.


Justo a cada lado del palillo haremos unos agujeritos con ayuda del punzón en el que pasaremos el cordel. Primero por un lado y antes de pasarlo por el siguiente lo enrollaremos por el palillo para que no se mueva y le haga sujeción tal y cómo se ve en la foto.


Fijaremos las cuentas a cada extremo del cordel teniendo en cuenta que deben quedar la distancia en que golpeen en la mitad de la caja al moverse. Si nos queda más largo cortaremos el cordel.


Para darle aún más sujeción, que todos sabemos que los juguetes deben ser resistentes y más los que reciben golpes. Pondremos un poco de pegamento en el cordel que rodea el palillo para que quede fijo.


Ahora sí, ya podemos proceder a cerrar la caja haciendo una muesca a la parte superior de la caja para que deje sitio al palillo y encaje bien.


Cerraremos la caja con un poco de washitape o de celo.



Y ya tenemos nuestro instrumento listo para deleitar los oídos de todos los habitantes de la casa. ¿A que sí?. 

Espero que os haya gustado y que lo hagáis este fin de semana. Nos vemos el miércoles con más cositas que os he dejado programadas. 



4 comentarios:

  1. Me encanta la idea,felicidades por tu blog,me gusta hacer manualidades con mi hijo con cosas caseras,gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho esta idea. No sólo se entretienen fabricándolo sino que les encantará jugar con el tamborín :)
    Un besico,
    MISoRu

    ResponderEliminar
  3. Ohh Elena os ha quedado fantástico!!! Gracias por la idea, en cuanto reúna tres cajas de quesitos (una por cada bichillo, que si no luego hay pelea ;-) nos ponemos a ello. ¡¡Es una manualidad esetupenda, gracias por compartir!!! Elena

    ResponderEliminar
  4. Estupenda idea!!! Mi hija debe hacer un instrumento musical en el colegio y éste le viene de maravilla, fácil y bonito. Y después le servirá para jugar
    Muchas gracias, saludos

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!