Si hablamos de las fiestas de Pascua en España no vemos más allá de vacaciones escolares, procesiones, monas y torrijas. Un poco más al...

Huevos de Pascua de barro decorados Huevos de Pascua de barro decorados

Huevos de Pascua de barro decorados

Huevos de Pascua de barro decorados

Huevos de pascua con barro

Si hablamos de las fiestas de Pascua en España no vemos más allá de vacaciones escolares, procesiones, monas y torrijas. Un poco más allá de nuestras fronteras el concepto de Pascua cambia bastante. En Francia, donde yo vivo es habitual, además de las monas hacer buscar a los niños huevos de chocolate como locos por el jardín que ha traído una campana ¿?. 
Yo no entiendo muy bien estas tradiciones, no se por qué una campana va a traer huevos de chocolate y mucho menos esconderlos por el jardín, pero, oye, una fiesta es una fiesta y nosotros nos apuntamos a todas. Que hay que esconder huevos, se esconde, que hay que pintarlos, pues se pintan también. 
Es así como poco a poco, año tras año nos involucramos un poquito más en las costumbres europeas y acabamos decorando la casa también para Pascua un poco a nuestro estilo. El año pasado hicimos este bote tan gracioso con forma de conejo o estos platos- conejo también. 
Este año toca hacer huevos, no solo pintarlos, no. Que nos hemos atrevido a hacerlos también con barro y después decorarlos para que adornen nuestra casa. 



Lo único que necesitamos para hacer nuestros huevos de Pascua es barro, un rodillo de amasar, una cañita de las del Cola-cao, un cuchillo, cordel y pinturas.


Estiramos el barro con ayuda del rodillo de amasar haciendo una lámina más o menos fina. Con ayuda de una plantilla recortamos con el cuchillo los huevos en esa lámina de barro. Con la cañita le haremos unos agujeros para que, una vez secos podamos pasarle el cordel para colgarlos.
Los dejamos secar.



Y ahora viene lo divertido que es decorarlos y pintarlos. No sabéis lo bien que nos lo pasamos pintando nuestros huevos de Pascua. Que si blanco por aquí, rojo por allá, esto azul. Nos quedaron genial.



Una vez tenemos todos nuestros huevos decorados y secos solo tenemos que pasarles un trozo de cordel por el agujero y colgarlos en un sitio bien visible para que todo el mundo pueda admirar nuestra obra de arte.




¿Os ha gustado? Y vosotros ¿cómo celebráis las fiestas de Pascua? ¿Alguna tradición especial?.

Un saludo y nos vemos el miércoles con más cositas.

2 comentarios:

  1. Elena, son maravillosos y estoy segura de que tus peques y tú pasaron un momento genial haciendo esta manualidad. La comparto en Facebook.

    ResponderEliminar
  2. Una idea genial para disfrutar con tus peques. Quedan preciosos.
    Besos

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!