Un clásico en las manualidades en las pobres madres sufridoras de unas largas vacaciones de verano son las huellas de pintura.  Me en...

Huellas de animales. Huellas de animales.

Huellas de animales.

Huellas de animales.

Un clásico en las manualidades en las pobres madres sufridoras de unas largas vacaciones de verano son las huellas de pintura. 


Me encanta utilizar sus manitas para hacer dibujos, postales navideñas, regalos y después guardalas como recuerdo para ver lo pequeñitas que eran sus manos y lo rápido que han crecido.



A ellos les encanta eso de pringarse de pintura y sellar sus manos en un papel.
Es una manualidad simple, barata y resultona a la que hemos añadido un detallito más.


Después de dejar secar la huella ha pasado por las manos de mamá que las ha convertido en un plis-plas en unos animales. 
El primero un elefante, otro era un caballo y el último un pulpo (ese no nos ha quedado muy bien).
Si los niños son un poco más mayores también pueden decorar ellos mismos el paisaje añadiendo nubes, soles, cesped, mar,... lo propio del animal en cuestión.



Después solo queda ponerle un poco de washitape como marco y colgarlo en un lugar privilegiado de la casa. Ellos las luciran con orgullo. 



1 comentario:

  1. Qué chulo! Me encanta la idea, creo que la usaré para un regalito que tengo pendiente! Y los dibus te han quedado estupendos!!!
    Besos!

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios !!!